jueves, abril 26, 2007

T. H. WHITE – Camelot

Quizá este sea el libro Artúrico post-Thomas Malory más famoso e influyente. Su titulo original es The once and future King (El Rey que fue y sera), el titulo en español, es debido a una versión de Hollywood que fue muy famosa en su época (y era una adaptación de un musical de Broadway). Es una compilación de 4 novelas cortas, publicadas entre los 40s y 50s.

La primera es La espada en la piedra (1939), de la que Disney presenta una versión muy liberal. Que narra las aventuras infantiles de Arturo (antes de ser rey) y como conoce a Merlín, que lo transforma sucesivamente en diversos animales. Es una exploración bien interesante y muy bonita de la infancia de Arturo, que es dejada a un lado por los escritores medievales. Es una gran muestra de como se puede escribir literatura infantil sin ser basura y con un claro contenido político. Nada parecido a la lit. infantil colombiana, que mucho tuvimos el horror de leer. Los escenarios medievales son muy bien elaborados, mostrando el gran conocimiento de T. H. White en las costumbres del medioevo. Hay incluso una aventura con Robin Hood enfrentándose a Morgana el hada, aunque al final el encuentro resulta ser más bien secundario, de todas formas White logra salvar hacia al final la aventura.

La segunda novela es La reina del aire y las tinieblas (1940), centrada más que todo en la infancia del clan de Orkney (Gawain, Agravain, Gaheris y Gareth) y los primeros años de el reinado de Arturo, de como sometió a los reyes rebeldes y termina con el incesto de Arturo y su hermana Morgause, madre de Gawain y co., de esa unión nacerá Mordred. De este capitulo, es mejor leer directamente a Malory (o a John Steinbeck), quienes narran de una forma maravillosa no solo las batallas (que no son de interes de White... supongo que luego de ver las guerras mundiales, no tenia muchos deseos de hablar de guerras!), sino especialmente la sensación de pecado de Arturo tras el incesto.

En estas dos primeras novelas, se destaca la reelaboración que hace White de algunos personajes como el rey Pellinor, Palomides, y Ector. Las aventuras de estos son increíblemente fuera de todo sentido y muy graciosas.

Con El Caballero malhecho (1941), White reelabora la leyenda de Lancelot y Ginebra, en este caso, la lectura con Steinbeck es bien complementaria, aunque el Lancelot de Steinbeck es más tradicional. White, coloca a Lancelot como alguien muy feo, y de pensamiento muy simple, y elabora la forma en que el y Ginebra se enamoran. Pero Lancelot, una vez se acostó con Elaine, de la que nacería su hijo Galahad, pensando que era Ginebra. El oculta eso a la reina, y eso genera un juego de celos que rompe por completo el estado mental de Lancelot. White, hace un trabajo fantastico al retratar a Lancelot con sus mil problemas, y como si se tratara de una persona condenada a la tristeza, que siendo el mejor caballero del mundo, fracasa por completo tanto como amante de Ginebra y Elaine, y luego cuando cree que lo suyo es la fe, en la búsqueda del Santo Grial.

El libro remata con Una vela al viento (1958), que cuenta el final de las aventuras de Arturo, que regresa un poco al protagonismo. En este caso, White regresa a las reflexiones políticas que planteo en el primer libro, y muestra a un Arturo que trata de hacer que la gente haga las cosas bien, de como desarrollo la caballería, la búsqueda del Grial, y ahora desea dar paso al derecho. Cosa que es aprovechada por Mordred y Agravain. Así ellos se las ingenian para capturar a Lancelot y Ginebra en adulterio. Arturo condena a Ginebra sabiendo que Lancelot la va a rescatar, y como ese rescate produce el total desmoronamiento del reino de Arturo, y la posterior traición de Mordred. El final, es maravilloso, es un final bien diferente al que uno suele encontrar en las historias de héroes que se saben condenados a morir. Arturo sabe bien, que el verdadero héroe no es el que muere en la batalla, sino el que es capaz de evitar la guerra.

Es evidente que White toma un partido en su novela, y trata de mostrar cual es. Arturo, Lancelot, Ginebra y Gawain descubren que en uno u otro momento se equivocaron, pero ya están envueltos en una cadena de sucesos de los que es muy difícil poder salir. Pero no se trata tampoco de una apología a la imposibilidad de escapar al destino, todo lo contrario, ellos ven que se hallan envueltos en los eventos que ellos mismos desencadenaron. No se decir si es una novela con moraleja.

White consigue un excelente ambiente final de tristeza generalizada de los personajes, una especie de tristeza basada en la vejes de ellos, en los errores, y en que ven como se están desenlazando los eventos, pero que de una u otra forma, tratan de evitar su condenación, y si no es la de ellos, por lo menos la de sus allegados.

En cuanto al contenido de la leyenda, White hace una excelente contribución, con la infancia de Arturo y su reelaborado Lancelot. Algunas cosas quedan abiertas, como la misteriosa visión de Arturo y Kay en el bosque de una urraca que les roba una flecha. Algunas cosas que eran importantes para la historia, White las tiene que incorporar luego como flashbacks, es el caso de la masacre de los niños de mayo, o de la amistad entre Gareth y Lancelot, el odio de los Orkney al rey Pellinor y sus hijos. Otros personajes simplemente nunca son tratados, como Lamorak y Percival apenas se lo menciona en la historia del Grial, Kay desaparece después de la segunda novela, la relación de Arturo y Morgana pasa desapercibida casi por completo, y a Tristan e Iseo apenas se los menciona (cabe indicar que ellos entraron a formar parte del mito Arturico de forma tardía). Pero esas son cosas que solo hacen mover un poco a los fans por el mito de Arturo ;) no son en realidad puntos negros de esta novela.

Una cosa que destaco, son los diálogos, estos son muy creativos en muchos casos, en especial cuando son entre dos caballeros, como los diálogos--hilarantes casi siempre ;)--de el rey Pellinor, o el de Arturo y Gawain, mientras contemplan el rescate de la reina.

Un libro muy bonito, que logra desarrollar muy bien los personajes, y le da un aire increíble al viejo mito medieval. Hay una quinta novela Arturica de White, El libro de Merlín, no incluida en la compilación, pero que ya vi por ahí a un precio accesible en una librería local :)

3 comentarios:

TonioV dijo...

Le dan a uno muchas ganas de leerlo, es como un rescate al mal sabor de boca que le deja a uno la ultima pelicula de arturo con tal propaganda y con una version tan descontextualizada de la historia original.

Un saludo y gracias por el texto.

Armando Evora dijo...

Estoy de acuerdo con TonioV sobre la más reciente versión de Arturo;es decepcionante.Leí la novela de Steinbeck y es maravillosa aunque pierda fuerza al final y se desinfle.La novela de White acaba de atraparme y creo que no me va a soltar hasta que la acabe.

Salva dijo...

En efecto, esa película es muy mala xP.

Bueno, a mi la novela parcial de Steinbeck me gusto mucho, pero en especial me gusto el último cap! (la historia de Lancelot, y un poco Gawaine, Yvaine y Morholt) pues es donde Steinbeck es más original (en vez de replicar a Malory).

Creo que eso es lo bueno de White, que trata de ir más allá de Malory. En ambos (White y Steinbeck) es claro que pretenden dar algo nuevo a la historia, sin cambiar el canon de Malory (que a su vez es el canon de la vulgata francesa).